Ante las claras acusaciones del alcalde de Palma de Mallorca, dirigidas contra el gobierno alemán, de que dejen de enviar “turistas basura”, el responsable germano del área de Buenas relaciones exteriores, Franz Neutschanstengeimer, ha enviado a una sección de su Guardia Urbana como refuerzo, a fin de colaborar con (según sus palabras) “nuestros ya casi súbditos del Anschluss germano en el Mediterráneo”.

El nuevo alcalde palmesano se siente agradecido, pues debido a la escasez de miembros de la Policía Municipal, le es muy difícil poder cubrir todas las plazas vacantes, teniendo en cuenta la alta prioridad que tienen las de Inspectors lingüistics de carrer, Controladors de textes amb castellá invasor, Guardians de la cultura i llengo catalana en las barriadas periféricas y Colaboradors de carrer amb les bones costums de la Nostra Terra.

El alcalde ha manifestado que ahora también podrán cubrirse las funciones menores de seguridad, tráfico, limpieza, primeros auxilios etc.

¿Mola?