“No me he presentado, no sé por qué me lo dan”

Carmen Riera, una crack

Carmen Riera, una crack

La escritora mallorquina Carme Riera, que ya no tiene armarios en casa para tanto trofeo, ha escrito una carta abierta a los organizadores del premio y a la sociedad catalana donde explica el malentendido. La reproducimos a continuación.

Queridos amigos:

Les agradezco sus buenas intenciones, pero debo rechazar el Premi Sant Joan 2016 para mi novela “Les darreres paraules”. La razón principal es que yo no me presenté al premio, o mejor dicho, no quería presentarme. Mi agencia literaria cometió un desliz por algún malentendido y negoció este premio sin mi permiso.

¿Cómo iba a presentarme a este premio yo? No soy tan insaciable como Rosa Regás. Ya me va bien con los que tengo. Tampoco estoy por 35 mil euros más o menos. Y de prestigio la verdad es que no puedo más, aún no he digerido el que he cosechado hasta ahora.

Entiendo que la Fundación Antigues Caixes Catalanes y el Grupo BBVA, que dan la pasta, me quieran utilizar para darse un premio a ellos mismos, es muy comprensible. Pero les ruego que busquen a algún autor más interesante. Mi novela sobre el archiduque Luis Salvador de Austria no está mal, claro, pero sinceramente, las ha de haber mejores, más valientes, más del siglo XXI. Y sobre todo háganle un favor a la literatura catalana: ¿Cómo hacer creíble que nuestra lengua catalana está viva y tiene fuerza y creadores que la miman, si luego se dan los premios literarios a carcamales como yo? Piensen un poco en los lectores, va.

Entiendo que eso es mucho trabajo: que así no hay que leer originales pues ya tienen decidido que me dan a mí el premio. No sean vaguetes, hombres. Parecen ustedes banqueros, jeje.

Mi agencia literaria ha metido la pata. Me buscaré otra. Anda que no tendrá mi agencia autores en la agenda a los que dar este premio, autores que les lloran todos los días porque no rascan siquiera una edición de su libro. Luego me odian, los pobres, y con razón. Anda que no hay cientos de escritores llamando a las puertas de mi agencia y de todas las demás… Y las agencias ni caso. No tienen tiempo para leer a autores desconocidos.

En fin, espero que mi nombre quede así limpio de esta fama de recolectora de premios que ustedes se empeñan en perpetuar.

Atentamente.

Carmen Riera

 

¿Mola?