Un hombre ha sido agredido esta mañana en la cantina más cercana al laboratorio de la UIB donde se trabaja en un remedio contra el cáncer, comercializado con el nombre de “Minerval”, asunto que está investigando un juzgado de Palma.

Se la ha buscado, ya que ha pedido, con una sonrisa provocadora, una botella de agua “minerval” con gas.

“Es que quiero prevenir el cáncer de próstata a la vez que hago trabajar la vejiga”, ha añadido.

El sujeto ha perdido un ojo y se teme por el estado de su testículo derecho.

 

¿Mola?