Tras una campaña mediática sin parangón en Mallorca, la ONG “Acoge un refugiado en tu casa” ha conseguido cambiar la tendencia insular al alquiler vacacional, a fin de ofrecer esas mismas plazas a refugiados llegados de Siria.

Don Mateu Somdaquí nos ha asegurado que tenía fe en la capacidad de solidaridad real del pueblo mallorquín al ofrecer sus hogares y segundas residencias para tan noble causa. “Nunca hemos dudado que la misma gente que exige diariamente a los políticos que lo arreglen todo, es la primera en dar un paso al frente y demostrar hasta donde llega la solidaridad mallorquina”.

Expertos en seguimientos de alquiler vacacional han cuantificado la oferta en unas 347.000 plazas para este año, en previsión de que al conocerse la noticia sean muchas más las familias que ofrezcan plazas en sus hogares.

En la imagen de cabecera, los propietarios de pisos de alquiler vacacional hacen cola para apuntarse al programa “Acoge a un refugiado”, renunciando a hacer negocio con sus inmuebles excedentes.

¿Mola?