Ya se han hecho públicos los requisitos que servirán para computar los méritos de los aspirantes a ingresar en la nueva facultad de Medicina de Baleares. Al haber sólo 60 plazas y más de 1000 interesados, la UIB ha decidido fijar un filtro para quitarse de encima el exceso de demanda.

3qXZx

Los estudiantes de Medicina no podrán recurrir a esta tecnología. Deberán rajarse a mano.

Los aspirantes deberán pasar una prueba de acceso que consiste en abrirse en canal, sin anestesia, a sí mismos, y extirparse un órgano: un riñón, un hígado, un pulmón etc. El órgano escogido será prestado a la UIB para que los estudiantes puedan hacer prácticas con él durante el curso.

El gobierno balear ha reconocido no tener recursos suficientes para financiar la carrera de Medicina. Ante la posibilidad de que los estudiantes tuvieran que practicar con un animales de trapo o perros de la Protectora de Animales, algo que el Partido Animalista hubiese criticado, la solución pasa por sacrificar temporalmente la propia anatomía de los alumnos. Si consiguen pasar de curso, los nuevos alumnos de Primer curso, el año próximo, podrán practicar con los de Segundo y operarles para devolverles su mismo órgano, si aún está en buen estado, o bien uno nuevo si aumentase el presupuesto del Gobierno Balear.

“Así demostrarán si tienen realmente ganas de ser médicos o si es puro capricho pasajero”, han declarado las autoridades académicas.

Para saber qué organo será el próximo deberas suscribirte a nuestro boletín mensual.

 

¿Mola?