Mangado, no Mangando.

Mangado, no Mangando.

¡Aleluya!

Los palmesanos estamos de suerte. Tras un lustro largo de amargos lloriqueos por el impacto sentimental y estético que ha producido a los palmesanos y visitantes el Palacio de Congresos de Palma, el arquitecto Patxi Mangado ha sorprendido con una confesión: “tranquilos, es plegable”.

palau-de-congressos-junio

Mangado ha comunicado que si en un momento dado se ve que hay una parte del mamotreto que no se utiliza, no hay más que apretar un botón desde el despacho del alcalde de Palma, y el edificio se vendrá abajo como un castillo de naipes por secciones.
Podrá mantenerse en pie entero, un cuarto, un tercio, o la mitad.

 

¿Mola?