La delegada del gobierno no sólo ha afirmado que Mallorca sigue siendo un destino turístico seguro, quitando importancia a los altercados de la semana pasada, cuando escoceses e ingleses se pegaron, o británicos en general corretearon cual sátiros desnudos por las calles de Palmanova, sino también ha declarado que no hace falta rasgarse las vestiduras ni enviar un ejército de policías a poner orden: “ir por ir, es tontería”. “Si no se desnudan en un sitio, se desnudan en otro”, ha dicho. Y también: “si no se pegan aquí, se pegarán allá”.

Hacía la izquierda, mamporros. Hacia la derecha, carrera nudista.

Salom piensa que no es para tanto, y que no hay mal que por bien no venga: “veamos la parte positiva de todo esto: si no se matan entre ellos, a lo mejor los atropella un autobús”.

¿Mola?