14589011327904

Ceremonia de sacralización del “monolito”

Una agencia de detectives ha destapado la verdad de todas las movilizaciones para salvar el monumento de Sa Faixina, la polémica ciudadana que más tinta ha hecho correr en la historia de Baleares.

Los presuntos defensores del monumento (ARCA, plataformas de vecinos, el PP, el Círculo Balear etc) no pretenden en realizad conservarlo de una pieza, sino procurarle categoría de héroe, santo y, por lo tanto, convertirlo en carne de reliquia.

Porque las reliquias se pagan bien. El plan no es otro que el lucro. Unos avispados empresarios habrían comprado a estos agentes sociales para que trabajasen en una mitificación exprés del bodrio franquista y para lucrarse con los restos del monumento una vez estén hechos picadillo.

caja-joyero-madera copia

Los detectives privados han encontrado un almacén en el barrio de la Soledad donde se acumulan cinco mil cajitas como la de la foto,  que contendrán cachos del monumento y serán vendidas a precio de oro en tiendas de souvenirs, anticuarios, por Internet y en las sedes de Arca, PP y Círculo Balear. A mil euros el kilo.

El objetivo de despertar una fiebre pro-monumento de Sa Faixina (mal llamado monolito) ya se ha conseguido. Es seguro que la comercialización de los restos comportará pingües beneficios a sus promotores. El precio medio de la caja-relicario será de 100 euros.

¿Mola?